Artifex logo
Banco de Imágenes Demos Dibujo Técnicas Illes Balears Historia del Arte Castellano Català English
Móviles y desarrollo
Artifex - © 2003-8
Ir a la sección

( Miquel Ramis)

Iqbal Quadir es un paquistaní emigrado a Estados Unidos, donde trabajó como banquero de inversión en Nueva York.

Conocedor de la situación real de su país, había observado el hecho de que a pesar de que hace 60 años que los países desarrollados están enviando ayuda a los países en vías de desarrollo, la pobreza no se ha aliviado.

 

Analizando el caso occidental, determinó que el éxito económico de estos países se debe a que las autoridades fueron perdiendo el poder sobre la riqueza y que esto benefició a los pobres. En cambio, en los últimos 60 años, la ayuda internacional ha beneficiado básicamente a los gobernantes, que han saqueado sistemáticamente un gran porcentaje en detrimento de la población a la que va dirigida esta ayuda. Como resultado, una élite governante se ha enriquecido progresivamente mientras que la población ha seguido empobrecida.

Al recibir un ingreso económico externo, los governantes no están realmente interesados en desarrollar la riqueza y así poder cobrar tasas e impuestos a la población. El método actual es más rápido y opaco.

Un escenario totalmente contrario al que permitió la llegada de la riqueza en los países occidentales.

Incluso en países con fuertes exportaciones de petróleo como Nigeria, la situación de la población sigue sin cambiar, puesto que los beneficios no llegan a los más pobres.

La clave pues, para romper este círculo vicioso, está en considerar que el desarrollo económico lo desarrollan las personas, por lo que cualquier esfuerzo en mejorar la coordinación y el trabajo en red revertirá irremediablemente en una mejora global para todos.

Por tanto, en 1993, Iqbar decide hacer algo. Decidió que la conectividad era productividad. Y que por tanto los teléfonos eran una arma contra la pobreza.

En aquel momento en Bangla Desh había únicamente 1 teléfono para cada 500 personas.Prácticamente ninguno en las zonas rurales donde vivían 100 millones de personas.

Un estudio de la ITE ( International Telecomunication Ent) ha estimado en 5000 dolares el impacto económico generado por un teléfono. Si consiramos un coste de 2000 dolares por cada nuevo teléfono, tenemos que en un período de 10 años un solo teléfono genera 50.000 dólares.

Si solo podemos intercambiar con nuestros vecinos, estamos reduciendo la actividad económica a la comunidad local. Para ampliar, necesitamos un rio, una carretera o un teléfono.

EL principal problema era que la gente no tenía dinero para comprar el teléfono. En occidente, la gente tampoco tiene dinero para comprar coches, pero los compra a plazos. Por tanto, si consideramos que el teléfono es un elemento productivo que se paga a si mismo, no debemos preocuparnos por el coste de adquisición.

La solución fué que el coste se compartiera entre la comunidad. Una persona adquiría un teléfono

Mito: los pobres no proporcionan un mercado
Hecho: Las herramientas de producción crean poder de compra

Mito: El poder inicial de compra es demasiado bajo
Hecho: Compartir reduce el coste para todos.

Mito: Hay que atender primero las necesidades primarias.
Hecho: Un aumento de ingresos permite a la gente atender sus necesidades primarias.

El problema real en las zonas rurales es que no existen infraestructuras: no hay cheques, apenas bancos para recoger o entregar dinero, o puntos de contacto para atención al cliente.

Sin embargo, el Grameen Bank tiene 1138 sucursales, 12800 empleados, 2,3 M préstamos, cubre 39.000 pueblos , presta 33M$/ Mes y el 94% de sus clientes son mujeres.

Acudió al Grameen Bank y les propuso conectar todas sus sucursales, pero sin despertar su interés.

Al final, llegó a la idea de vender teléfonos de la misma forma en que se había desarrollado el Grameen Bank, pero sustituyendo la vaca por un teléfono móvil.

Actualmente, su compañía tiene 115.000 mujeres-empresario, distribuídas en 52.000 localidades, proporcionando acceso telefónico a 80 Millones de personas. Este mercado proporciona 100 M$ de beneficios al año. Cada mujer-empresario tiene un benefício de 2 $/Dia, unos 700$ al més.

En 2004, Grameen Phone se ha convertido en la compañía telefónica más grande del país, que generan 1/3 de todo el tráfico telefónico global. Ha contribuído con 190 M$ al tesoro nacional ( tasas, impuestos, licencias...)

Mitos: En crecimiento es necesario para proporcionar servicios económicamente viables
Hechos: La iniciativa privada puede proporcionarlos.

Mitos: Los gobiernos tienen que subvencionar a las compañías privadas
Hechos: Las compañías privadas pueden ayudar a los gobiernos con impuestos.

Mitos: Los pobres son receptores.
Hechos: Los pobres son productores.

Mitos: Los pobres no tienen educación y no pueden hacer mucho.
Hechos: Aprenden muy rápido y son supervivientes natos.

Mitos: Los países pobres necesita ayuda.
Hechos: Las empresas elevan el PNB mucho más que la ayuda.

En la actualidad Iqbar está trabajando en un nuevo proyecto: instalar microcentrales eléctricas utilizando el mismo modelo que el grameen phone.

En la actualidad 2 microplantas, idea del inventor Dean Kamen, ya están en funcionamiento produciendo electricidad para 20 viviendas o negocios.

Funcionan con biogás producido por bosta de vaca.

Ver Grameen Bank
Ver Schumacher

Ver página cocinas de biogás

Ver presentación de Iqbar Quadir

 

Home Index Mapaweb ¿Quieres colaborar? Arriba
Consellería d'Innovació i Energía The European Comunity Fundació Illes Balears per a la Innovació Tecnológica Blau Rustic Ajuntament d'Alaró
Propiedad intelectual & Copyright © 2002.2003, Blau Rustic s.l.l.