Artifex logo
Banco de Imágenes Demos Dibujo Técnicas Illes Balears Historia del Arte Castellano Català English
La Geometría sagrada de Chartres
Artifex - © 2003-7
Ir a la sección



( Documental Chartres: A sacred geometry.Golden Age productions UK. Traducción del inglés y comentarios Miquel Ramis )

 

En el siglo XI, se fundó un colegio donde filósofos cristianos y judios reflexionaban a partir de los escritos de Platón. Durante los 200 años siguientes, la escuela sería uno de los centros escolásticos más importantes de Europa.En este contexto, recordemos que siempre existe una situación previa que proporciona los elementos necesarios para crear una gran obra.

 

Keith Critchlow, profesor del Instituto de Arquitectura Prince of Wales y estudioso de Chartres durante 30 años, nos muestra como los maestros del compás de Chartres trabajaban.

Como podemos ver, la aplicación de la traza de la duplicación del módulo de chartres coincide con las proporciones del cuerpo humano: La apertura del compás más grandes, que cubre desde el chakra Nº 5 (sexo) hasta los pies, es exactamente el doble que la del compás que vá desde el chakra nº 4 ( Corazón) hasta el nº 5.

A su vez, el compás que vá del chakra nº 3 ( cuello) hasta el nº 4 es tambien la mitad del anterior.

Finalmente, el compás más pequeño, que mide desde el chakra nº2 (entrecejo) hasta el nº3 mide tambíen la mitad de la distancia que vá desde el chakra nº1 ( coronilla) hasta el nº 2.

Una de las particularidades de Chartres es que su fachada Oeste presenta dos torres de distnto diseño y altura. La más alta es la torre del Sol, y si tomamos un alzado de la fachada en papel cebolla y lo superponemos al plano de la plata, veremos que su altura es ma misma que la longitud total de la nave.La altura total es de 365 pies, coincidiendo con los días del año solar.

Ahora desplazamos el papel cebolla hacia la izquierda y descubrimos que la altura de la segunda, la torre de la luna, coincide con el centro de la girola.

El radio de esta circunferencia es de 28 pies, coincidiendo con los 28 los días que dura cada ciclo lunar.

La catedral puede ser tambien contemplada como una matriz en la que crecer y desarrollarse para nacer a la espiritualidad, a un estádio superior. En este sentido resulta impactante saber que el número de piedras que componen el famoso laberinto iniciatico coincide con el número de días de la gestación de un ser humano.
Otro resultado de superponer alzado y planta, es descubrir que el rosetón se superpone exactamente al laberinto, siendo el diámetro de ambos 40 pies.

Resulta impresionante comprobar la exactitud de las mediciones de Chartres. En este sentido, recordemos las palabras de Bernardo de Claravall, el fundador del Cister, que a la pregunta de

¿Que es Dios? se responde :

"Dios es longitud, anchura, altura y profundidad." ( God is length, with, heigth and depth"

Tras comprobar la perfecta superposición de fachada y planta, es inevitable encontrar nuevamente los chakras en la fachada: En la cima, el Cristo coincide con el primer chakra de hinduismo, llamado "chakra de la corona".

A sus pies, la vírgen está flanqueada por 2 ángeles. El segundo chakra, a la altura de las cejas, tiene 2 pétalos.

Algo más abajo, se encuentra una hilera de 16 caballeros. Hasta ahora nadie había encontrado una explicación. En cambio, el tercer chakra, justo en donde se encuentra, tiene 16 pétalos.
El cuarto chakra, el del corazón, tiene 12 pétalos. Algo más abajo se encuentra un chakara secundario, que tiene 8 pétalos. como podremos comprobar, los oculos exteriores del rosetón están compuestos por 8 lóbulos.
Los 3 grandes ventanales están compuestos por 10 separaciones, igualmente equiparables a los 10 pétalos del chakra correspondiente.
Encontramos a Cristo en el tímpano del portal principal.
El próximo chakra se encuentra marcado por un gran ventanal, dividido en 10 partes, al iguel que el chakra correspondiente, de 10 pétalos.
Finalmente el portal cuadrado, el ultimo chakra, correspondiendo al ultimo chakra, que en el cuerpo humano está situado entre el año y los órganos sexuales.

Las coincidencias puede que no sean tal. Una verdad universal se manifiesta de distintas formas en distintas culturas. En la tradición religiosa cristiana, esta manifestación es la escultura. En Chartres, los canteros llenaron con 4.500 figuras escultóricas fistintas los 9 portales de los portales de la catedral , un inmenso libro abierto para la enseñanza.

Desde la creación de Adan en el portal Norte hasta el Juicio Final en el portal Sur, Chartres recorre toda la historia de la creación.

En cuanto al interior, nadie había construido una bóveda tan alta hasta entonces, ni tan ancha. ¿ De donde extrajeron los conocimientos y la confianza para construírla? Siguiendo el halo de espiritualidad que habita en Chartres, parece como si los constructores recibieran directamente este conocimiento, esta confianza, desde esa conexión directa, desde la fuerza que emana en Chartres.

La catedral gótica, permanece hoy como un ejemplo vivo de como, piedra a piedra, podemos construír el cielo en la tierra, y llenarlo de belleza, de sabiduría, de luz. Todo está en nuestras manos.

Mucha de la icolografía, clara al ciudadano del medievo, nos resulta hoy hermética, al haber olvidado las claves de su interpretación. Aún así, de puede elucubrar algunos significados por la observación atenta del trabajo del cantero.

Por ejemplo, Keith cree que las larguísimas figuras que arrancan sobre columnas situadas a altura humana, marcan el final de la dimensión humana para dar paso a la espiritual. A pesar de su tamaño, resulta notable observar que los pies obviamente no soportan el peso de los cuerpos, sino que estos parecen ascender hacia arriba.

El efecto de trascendencia es reforzado por la alteración de las proporciones del cuerpo, obteniendose una sensación de gran impacto emocional.

A medida que avancemos por el laberinto, siguiendo su recorrido ritual, descubriremos que aunque el viaje parezca complicado, solo hay un sendero, y si le permitimos, el laberinto nos guíará hasta su centro.

El personaje del año, el Annus, símbolo del ciclo anual, podemos verlo tanto en los códices medievales como en las arquivoltas y canecillos: un sujeto andrajoso (el año viejo) que lleva a veces un sol y una luna en las manos (los astros gobernadores del año), símbolos también del día y de la noche. Esta versión ha pasado al folclore en esos peleles que se queman en Pascua, San Juan u otros momentos astronómicos notables del año. En otra podemos verlo en una postura indiscreta, defecando entre los signos zodiacales de Géminis y Cáncer (el Sol avanza en los cielos hasta el 21 de junio, se detiene en el entorno de esa fecha unos días y luego retrocede marchando por donde ha venido, movimiento simbolizado por el pícaro personaje en cuclillas). Esta versión del Annus ha dado también una figura muy popular de los belenes, ese sujeto que no se sabe muy bien qué demonios pinta haciendo su deposición entre pastores, ángeles y aleluyas navideñas. Para otras versiones el Annus es una figura regia; en las más explícitas lleva una corona (ciclo) en una mano (Calendario de Fulda), y con la otra agarra una especie de liana (onda) junto a los personajes que simbolizan las estaciones del año.

El Annus se cristianizará y será sustituido en los pergaminos por Cristo Pantocrator (gobernador del mundo), o pasará a ser un personaje subordinado (Tapiz de Gerona). Del mismo modo los doce signos del Zodíaco darán paso en las portadas de las iglesias a los doce apóstoles de Jesús. En San Isidoro de León podemos ver los trabajos de los doce meses bastante bien conservados, que no son otras cosa que un zodíaco agrícola (menologio); estas figuras se repiten en diversas construcciones románicas francesas e italianas, y lo mismo en numerosos códices medievales que se prolongan hasta el Renacimiento. En la antigua iglesia abacial de Sainte Madeleine de Vézelay, así como en las catedrales de Chartres y Amiens (Francia), se conservan zodíacos completos, y en la primera de ellas 29 medallones y medio ocupando una de las arquivoltas (los 29 días y medio del ciclo sinódico lunar), que dieron lugar, tanto en la Grecia Clásica como en la Europa medieval, a un calendario compuesto sucesivamente de meses "llenos" -30 días- y meses "vacíos" -29 días-, un ingenioso modo de obtener meses de 29,5 días de promedio. En otros casos hay 30,5 medallones en una de las arquivoltas, lo que da la media aritmética de la sucesión de 30-31 días del calendario romano solar.

(Texto: //usuario.tiscali.es/cronologia/Intro4.htm)

 

 

 


Ver trazas de geometría sagrada

Ver área de técnicas
Ver área historia del arte: los romanos

 

 

Home Index Mapaweb ¿Quieres colaborar? Arriba
Consellería d'Innovació i Energía The European Comunity Fundació Illes Balears per a la Innovació Tecnológica Blau Rustic Ajuntament d'Alaró
Propiedad intelectual & Copyright © 2002.2003, Blau Rustic s.l.l.