Artifex logo
Banco de Imágenes Demos Dibujo Técnicas Illes Balears Historia del Arte Castellano Català English
El marmolista de Lagrange
Artifex - © 2003-7
Ir a la sección

( Extracto de "La ciudad desvanecida". Marius Verdaguer 1953. Reeditado en 1977 por la editorial Moll. Notas por Miquel Ramis )

Las leonas del Borne, que todavía no existían en el tiempo de la siguiente historia...


Muchos de los edificios que durante mi infancia formaron el lecho del Borne también han desaparecido.

Algunos, como damas demasiado arrugadas, se fueron silenciosamente, sin que nadie se diera cuenta.

Un día paredaron una puerta, otro día condenaron una ventana, después se levantó una pared nueva; y así, insensiblemente, buena parte de las casas del Borne fueron cambiando de aspecto.

El mazo de la reforma también intervino, y el Borne, desposeído de muchas de sus casas demasiado deslucidas que cedieron el sitio a otras de formas de estilo más moderno, adquirió un aspecto menos provinciano.

Donde ahora està el cine Borne (1) antiguamente estaba la casa del Casino Militar, una especie de torre a la que se entraba por una escalera descubierta que conducía a la gran terraza.

Antes de establecerse el Casino Militar, el casal estaba cerrado, y en los bajos había el enorme portón de una cochería, y a su lado, una lápida clavada en la pared, que decía:

Lagrange marmolista

El marmolista Lagrange pertenece casi a la prehistoria del Borne. (2)

Recuerdo de manera muy vaga su abundante barba blanca, la larga blusa cubierta de polvo y los grandes bloques de mármol que se amontonaban en la calle, convertida en depósito, hasta casi invadir el quiosko de la musica, que antes era de madera y dentro del que se alojaba un misterioso fotógrafo.

Lagrange trabajaba siempre en la calle.

Su especialidad eran las lápidas, que, al atardecer, dejaba acuñadas en la pared de la cochería, y en los troncos de los árboles que crecían más adelante. (3)

De manera que cuando acababa la noche y el paseo quedaba apenas iluminado por un agonizante fanalón de gas, aquella parte tenebrosa de la cochería del marmolista daba la sensación angustiosa de un pequeño cementerio. A veces podían leerse en las lápidas nombres de personas conocidas que hacia poco habíamos visto pasear por el Borne, y aquello acababa de dar una impresión estremecedora, sobretodo si tenemos en cuenta el ambiente de entonces, viciado todavía por el áura melancoliosa del romanticismo.

Un día que paseabamos por delante de la cochería de Lagrange, en el coche de Don Francisco Manuel de los Herreros, dijo este, recordando la terrible epidemia de cólera de Palma:

- Palma estaba tan desierta, que el marmolista Lagrange se trasladó a vivir en medio del Borne para huír de su cochería, que estaba infectada. Se construyó una especie de barraca primitiva y una cocinilla y allá vivió en la soledad del Borne, tranquilamente, hasta que la ciudad, pasada la epidemia, volvió a reanimarse.

 

Un día se cerró el portalón de la cochería y no volvió a abrirse jamás.

Lagrange había muerto.

Pero durante muchos años, unos pesados bloques de mármol se mantuvieron apoyados frente la puerta de la cochería. (4)


Notas:

1) En cine Borne también cerró, y su lugar lo ocupa ahora la tienda de Zara.

2) Lagrange es obviamente un apellido francés, lo que confirma una vez más la itinerancia de los canteros.

3) Que tiempos aquellos en los que un material tan preciado como el mármol podía dejarse en la calle sin miedo a que nadie se lo llevara.

4) El respecto por lo ajeno se mantenía más allá de la desaparición del propietario, probablemente en previsión de que algún dia acudiera un familiar a reclamar la herencia.

Ver ampliación de la lápida
Ver historia del arte: romanos

 
Home Index Mapaweb ¿Quieres colaborar? Arriba
Consellería d'Innovació i Energía The European Comunity Fundació Illes Balears per a la Innovació Tecnológica Blau Rustic Ajuntament d'Alaró
Propiedad intelectual & Copyright © 2002.2003, Blau Rustic s.l.l.