Artifex logo
Banco de Imágenes Demos Dibujo Técnicas Illes Balears Historia del Arte Castellano Català English
Tomás Vila, Escultor
Artifex - © 2003-9
Ir a la sección

La gloria de un escultor depende en parte de su nivel escultórico, pero también de los factores suerte y planteamiento personal. Tomás Vila (1893 - 1963) anduvo siempre sobrado de categoría como escultor, y siempre escaso de los otros dos. Profundamente enamorado de su tierra, sus obras reflejan una mirada al pasado, una nostálgia y a la vez, la voluntad de reivindicar este pasado, como parte imprescindible de la elaboración de un presente.

Tras estudiar Artes y Oficios en Palma, amplia estudios en Barcelona con el famoso escultor Enric Clarassó. Autor de imaginería religiosa y esculturas que reivindican la vida rural. Sus obras invitan a la contemplación, a detenerse un instante y a reflexionar que solamente tenemos el presente, pero que solemos postergarlo en una carrera irreflexiva de dirección indeterminada y a menudo errática.

 

La estátua de un viejo payés es un ejemplo paradigmático de lo acertado que puede resultar un monumento público cuando se diseña y emplaza adecuadamente.

El mercado del Olivar, era el punto de encuentro entre los payeses, que diariamente llegaban con sus productos, y los ciudadanos de Palma. La elección de un anciano y un inmejorable título "el darrer vestit ample" ( el último vestido ancho) nos recuerda tanto la resistencia de los ancianos a despojarse de sus ropas tradicionales, como la inevitable modernidad que los desplaza, en plenos años 50, hasta convertirlos en una partícula en la memoria colectiva.

Periódicamente pintarrajeado por los grafiteros, el viejo payés contempla, probablemente atónito, el desvanecimiento de su mundo mientras filosófa acerca de la pérdida de los valores tradicionales y su reemplazo por las nuevas corrientes "culturales."

"El darrer vestit ample", de Tomás Vila. Mercado del Olivar. Palma de Mallorca.

 

Bajando desde Cort por la calle Conqueridor, llegamos a la Plaza de la Reina, un minúsculo oasis umbrío donde todavía se puede oir correr el agua y sentarse en un banco.

La payesa se encuentra recostada sobre una peña. Cubierta por el vestido tradicional, un cántaro con agua reposa a sus pies. Acaricia pensativamente una cabra mientras escucha probablemente la tonada de su compañero.

Payesa, de Tomás Vila. 1950. Plaza de la Reina. Palma de Mallorca.

 

Situado a la derecha de la payesa, el pastor, cubierto con una pelliza de oveja, toca una melodía atendida amorosamente por su perro pastor, un "ca de bestiar" raza autóctona de las baleares.

A sus pies, una "bassetja", honda tejida en pita, una cantimplora y un bastón de mango curvo, los otros símbolos de su oficio, reposan a sus pies.

Pastor, de Tomás Vila. 1950. Plaza de la Reina. Palma de Mallorca.

Ver página relacionada

Otras estatuas: La payesa de bronce frente a la Iglesia de San Miguel, Santo Domingo de la Calzada, en el Jonquet o el monumento a Cristo Rey en el Puig de San Salvador.

Junto con los escultores Antoni Vaquer, Llorenç Ferrer y Sebastià Alcover interviene en el palacio neogótico del Consell de Mallorca.

Podemos ver su delicado trazo en los ventanales de la sala de sesiones y la espléndida tracería de la puerta de ingreso.

( Img: Puerta de ingreso a la Sala de Sesiones.)

 


Ver Noticias y artículos de prensa

Home Index Mapaweb ¿Quieres colaborar? Arriba
Consellería d'Innovació i Energía The European Comunity Fundació Illes Balears per a la Innovació Tecnológica Blau Rustic Ajuntament d'Alaró
Propiedad intelectual & Copyright © 2002.2003, Blau Rustic s.l.l.